Modo de realizar la Evangelización.

Ver el video

Puedes encontrar los subtítulos en tu idioma en la barra de reproducción de YouTube.

Leer

Modo de realizar la Evangelización.

Las 2 primeras Constituciones nos hablan de la Misión de la Congregación.

La sección primera hablaba del quehacer misionero de la Congregación 3-5

La sección segunda recoge cuál es la obra misionera de la Congregación

  • Hacer que llegue a todos la abundante redención de Cristo
  • Con el anuncio explícito de la Palabra y con el testimonio de vida
  • Para lograr la conversión a Jesucristo

La sección tercera se centra en el modo de realizar la Evangelización

Lo que caracteriza a la evangelización de los redentoristas no son las formas concretas, sino el modo de realizar la evangelización.

Las Constituciones 13 a 20 se detienen en este aspecto.

Y señalan tres modos que nos identifican en la Iglesia:

  • El dinamismo misionero
  • La cooperación con la Iglesia
  • Y el diálogo con el mundo

Comenzamos con el primer aspecto: el dinamismo Misionero.

La Constitución 13 nos recuerda que al realizar su misión la Congregación procura actuar con iniciativas audaces y con tenso dinamismo

  • Audacia y dinamismo
  • Audacia, que nos habla de valor, de osadía, de atrevimiento a la hora de hablar, de actuar, de buscar nuevas formas y nuevos estilos.
  • Dinamismo: que habla de la capacidad de cambiar, de emprender nuevas acciones con rapidez
  • Por eso se nos invita a no tener miedo de buscar nuevas formas de realizar la misión, formas que respondan en cada momento a la psicología de las personas, a sus formas de expresión, de relacionarse.

La Constitución 14 le pone nombre a esta realidad: el dinamismo misionero, que más que centrarse en las formas concretas, busca servir a los hombres y mujeres más pobres y necesitados, tratando de ponerse a su nivel y utilizando su mundo cultural y su lenguaje.

La Constitución 15 pide a los redentoristas dos actitudes fundamentales para poder actuar con ese dinamismo misionero: libertad y disponibilidad

  • Libertad y disponibilidad con respecto a los grupos a los que evangelizan, 
  • Eso significa que no nos atamos a grupos concretos de personas con las que nos podemos sentir identificados
  • Y sobre todo que no nos instalamos en estructuras, lugares o situaciones concretas, sino que estamos disponibles para ir a donde somos necesarios en cada momento.
  • Quiere decir que estamos abiertos a buscar nuevas presencias y nuevas formas que respondan mejor al momento concreto que vivimos.

A partir de esta convicción la Constitución 16 nos recuerda que tenemos que valorar las diversas formas con las que hemos respondido a lo largo de los tiempos a las urgencias pastorales, a las prioridades misioneras.

Y del mismo modo estar abiertos a aceptar nuevas formas en el futuro que respondan a esas mismas prioridades. En definitiva, se nos pide no absolutizar las formas.

Y una pregunta importante que debemos hacernos es a quién le corresponde determinar cuáles son las prioridades de cada momento y las formas misioneras con las que tenemos que responder en cada momento

La Constitución 17 nos recuerda que son todos los cohermanos los que deben buscar juntos las prioridades y las respuestas, especialmente cuando se reúnen en Capítulo Provincial y con el Consentimiento del Gobierno General.

Es ésta una apreciación importante, porque muchas veces podemos caer en la tentación de pensar que cada uno puede y debe buscar quiénes son los más abandonados de cada momento. 

Y sin embargo es necesario recordar siempre que es la Congregación la que ha recibido un encargo concreto, y por tanto 

  • debemos buscar juntos quienes son nuestros destinatarios
  •  y evaluar periódicamente si los medios de evangelización que utilizamos responden a las expectativas de cada momento.

El segundo aspecto de esta sección tercera nos habla de la Cooperación con la Iglesia

La Constitución 18 es una invitación en este sentido a que los congregados y las Comunidades procuren armonizar su propia labor con los programas de la Iglesia Universal y Local.

Los redentoristas nos debemos a la Iglesia universal y por tanto estamos sometidos a la autoridad del Sumo Pontífice.

Pero no podemos olvidar que, por el principio de exención, dependemos del Ordinario del lugar, del obispo de la diócesis.

No tiene sentido un trabajo pastoral si lo hacemos al margen de la Iglesia. Nuestra tarea como redentoristas es ayudar a la Iglesia a que el Evangelio llegue a todos los rincones más recónditos, especialmente a los más abandonados.

De ahí que se nos pida a los redentoristas a que, desde la fraternidad apostólica, nos hagamos presentes en las estructuras y obras misioneras de las diócesis, especialmente en los ámbitos a donde no llega la pastoral ordinaria. 

Y llegamos al tercer aspecto de la sección tercera, que es el diálogo con el mundo.

Los redentoristas somos personas del pueblo: Conocemos a la gente, sus preocupaciones y aspiraciones. Su forma de vivir y de sentir. Sus preocupaciones y aspiraciones.

Sólo desde ahí podemos llevar un mensaje de salvación a los hombres y mujeres de nuestro tiempo.

Esa es la invitación que nos hace la Constitución 19:

  • A tener un adecuado conocimiento y experiencia del mundo
  • A entablar un diálogo confiado con las culturas, sin tener miedo a mancharnos.
  • Recordamos las palabras del Papa Francisco: “Prefiero una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrase a las propias seguridades. No quiero una Iglesia preocupada por ser el centro y que termina clausurada en una maraña de obsesiones y procedimientos”
  • Esta Constitución nos invita a conocer las inquietudes y necesidades del hombre de hoy para que podamos responder desde el Evangelio a sus inquietudes. Sin olvidar que Dios ama al hombre y a la mujer concretos, también a los de hoy. Y es a estos hombres y mujeres a los que hoy tenemos que anunciar el Evangelio.

No puedo terminar esta sección sin compartir con vosotros la Constitución 20, que nos hace una bella síntesis de lo que es un misionero redentorista y de su modo concreto de llevar a cabo la obra de la evangelización.

“Los redentoristas son apóstoles de fe robusta, de esperanza alegre, de ardiente caridad y celo encendido. No presumen de sí y practican la oración constante. Como hombres apostólicos e hijos genuinos de san Alfonso, siguen gozosamente a Cristo Salvador, participan de su misterio y lo anuncian con la sencillez evangélica de su vida y de su palabra, y por la abnegación de sí mismos se mantienen disponibles para todo lo arduo a fin de llevar a todos la redención copiosa de Cristo”.

 

Autor: P. Pedro Lopez CSsR


La musica: Starry by Kevin MacLeod
Link: https://filmmusic.io/song/4413-starry
Licenia: http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/

This post is also available in: polski (Polaco) English (Inglés)


Noticias recientes